Lagrimeo en adultos Previous item Lagrimeo en bebés Next item Lesiones de párpados

Lagrimeo en adultos

Todos sabemos cuándo tenemos lagrimeo, ya que las lágrimas nos corren por las mejillas. Pero no siempre el lagrimeo indica que el drenaje lagrimal esta tapado.

El lagrimeo puede deberse a un aumento de producción de lágrimas por daño de la superficie ocular como una basura en el ojo o úlcera, o bien a una obstrucción en el drenaje de las mismas hacia la nariz. En ambos casos el que sufre de lagrimeo debe secarse repetidas veces en el día y suele tener siempre un pañuelo en la mano, sufre de secreciones y conjuntivitis a repetición, visión borrosa y hasta lesiones de la piel por paspadura. Todo esto supone un tratamiento del lagrimeo para mejorar la calidad de vida del paciente.

Sistema Lagrimal

La lágrima se produce en la glándula lagrimal (ver figura) y , luego de lubricar la superficie ocular, drena a través de la vía lagrimal hacia la nariz. La vía lagrimal está constituida por los puntos u orificios lagrimales, los canalículos, que drenan en el saco lagrimal, y que se continúa con el conducto lacrimonasal que a su vez desemboca en la nariz.

Las causas de lagrimeo y su tratamiento en  bebes y niños suelen ser diferentes que las de los adultos.

Glándula y drenaje lagrimal

Punto lagrimal superior

Punto lagrimal inferior

Lagrimeo en Adultos

En el adulto, la causa más frecuente de obstrucción de la vía lagrimal es el cierre de los puntos lagrimales por una conjuntivitis crónica como por ejemplo las alergias. Los canalículos también se pueden obstruir por conjuntivitis crónica y pequeños cálculos, y está descripto el cierre de los mismos luego de tratamientos con quimioterápicos. El lagrimeo también puede deberse a la laxitud de los párpados y la eversión del punto lagrimal. El párpado queda separado del ojo y la lágrima no drena a traves del punto lagrimal.

La obstrucción más baja, a nivel del saco lagrimal o el conducto lacrimonasal, hace que se acumule lágrima o secreción mucopurulenta en el saco. Esta puede salir por los canalículos a la compresión de la zona o, si están ocluidos, forman una tumoración con dolor y enrojecimiento que a veces drena a través de la piel. A este proceso se lo denomina dacriocistitis.

Lagrimeo por laxitud palpebral

Laxitud palpebral

Dacriocistitis aguda

dacriocistitis

Tratamiento del lagrimeo

En los adultos, el tratamiento del lagrimeo dependerá de la causa del mismo.

La estrechez de los puntos lagrimales difícilmente se solucione con una simple dilataión de los mismos ya que si no se hace un tratamiento de la superficie conjuntival suelen volver a cerrarse. Aquí suele tener importancia la elección de la medicación ya que la calidad de los productos que existen en el mercado varía considerablemente. Este procedimiento, llamado sondaje de la vía lagrimal, no debe repetirse más de un par de veces y no debe ser traumático ya que puede generar cicatrices que complican el cuadro.

Cuando este tratamiento es insuficiente para eliminar el lagrimeo constante, se pueden agrandar de forma quirúrgica los puntos lagrimales mediante una puntoplastia. También pueden ser utilizados en estos casos implantes de silicona de distintos tipos (punctum plug perforados, mini-Monoka, o set de vía lagrimal)  que evitan el cierre de los puntos lagrimales y los canalículos.

Si el lagrimeo se debe a laxitud de los párpados, se debera realizar una blefaroplastia para tensar los mismos. Es muy importante diferenciar esta causa de lagrimeo frecuente en pacientes de edad avanzada y puede asociarse a una blefaroplastia cosmética.

Acumulación de lagrima

menisco lagrimal alto

puntoplastia

Puntoplastia

Menisco lagrimal normal

Menisco lagrimal norma

DCR

Si la obstrucción es a nivel del saco lagrimal o conducto lacrimonasal, o el saco está inectado,  se considera una onstrucción lagrimal baja.  En este caso deberá realizarse una conexión del saco lagrimal directamente con la nariz a través de una dacriocistorrinostomía (DCR).

La  DCR puede realizarse por vía externa, a través de una pequeña entrada en la piel, o por via nasal o endoscópica. El cirujano dejará un hilo de silicón en la vía lagrimal, para asegurar la cicatrización, que se retira después de 6 semanas posteriores a la cirugía. Esta intervención no es traumática y la piel de la zona habitualmente cicatriza sin dejar marca antiestética. 

Set de intubación colocado

Tubo de Jones

En el caso de ausencia total de canalículos y puntos lagrimales, o cuando no es posible realizar una DCR, es necesario comunicar la conjuntiva con la nariz mediante el implante de un tubo de vidrio pírex o de Jones que se coloca entre el ángulo interno del ojo y la nariz y que se deja en forma permanente. Este procedimiento no requiere incisión en la piel y se realiza con control endoscópico de la posición del tubo en la nariz.

Más información en Wikipedia

× Consultas